el blog de tacatuca

el blog de tacatuca

26 jun. 2014

Un café.



Tras varias horas de trabajo, en la mitad de mi jornada, hacía un descanso para fumar un cigarrillo.

Salía a la calle con otros compañeros. Hablábamos un rato y algunos me hacían reir. Contaban cosas de sus hijos, de su salida del sábado, de los madrugones...

Siempre coincidía con David. A menudo me invitaba a un café pero mi falta de confianza me impedía encontrar un tema de conversación... y volvía rápido a la cadena.

El verano pasado, en la estampida de agosto, nos quedamos él y yo casi solos en los descansos, comenzamos a hablar de muchas cosas.

Nos gustaba la montaña, Amaral, las pelis de Tarantino, cocinar los domingos, con la ventana abierta y una cerveza sin alcohol.

Quedamos fuera del trabajo.

Y nos casaremos éste sábado.

Él siempre estuvo ahí. Casi no lo veía, y tuvo que haber algo de espacio para que le prestase atención. Ahora sigue a mi lado, como siempre, muy atento a mí, pero ahora soy yo la que le ha hecho un hueco en mi corazón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario