...

Somos tacatuca, apasionados de la moda, nos gusta vestir a la mujer para que se sienta especial. Contamos con 3 tiendas en Zaragoza. tacatuca; la madre, la primera, de la que surgió todo, una tienda multimarca diferente en la que te ponemos guapa para un evento o te vestimos para tu día a día. Mussa; nuestra zapatería de autor, zapatos increíbles, gusto por el lujo en los pies, los detalles y el capricho. Y nuestro taller de Costura a medida en el que Estela Garro creará para ti el vestido de tus sueños. No somos una tienda convencional, nos gusta nuestro trabajo y queremos que lo notes. Buscamos la diferencia, cada mujer es distinta y por eso nuestro reto es que encuentres tu estilo, lo defiendas y lo vivas.

Si te gusta la moda, pásate por este blog, si te sientes diferente, no lo dudes ven a tacatuca


20/4/2014

Yo tengo.



Yo tengo unos amigos que me regalan flores.

Mis amigos saben cuándo estoy cansada. Cuándo me aburro. Me agobio. O cuándo digo que no necesito nada más.

Y es entonces cuando hacen la fiesta más grande. Cuando me preparan la cena que me gusta. Me dan una sorpresa al llegar a casa de noche. Y de repente se me pasa todo. Un día normal se convierte en el mejor día del año.

Y sobre todo, lo mejor, es que me regalan flores.


9/4/2014

¿Dónde van?




¿Dónde van los globos que se han escapado?

A veces se sueltan...

¡A mí me ha pasado!

¿Siguen subiendo?

¿Pueden parar?

¿Qué pasa entonces?

¿Se hace el silencio?

¿Le ayuda una estrella a seguir subiendo?

¿Dónde van los globos?

Difícil de averiguar.

Así que cuidalo bien.

Hasta dejarlo escapar...

24/3/2014

Nieve en el taller de tacatuca

Nieve, nube, nata,...
F21181VG

19/3/2014

11/3/2014

Música y luz.



Mira que soy responsable y organizada...

Pues me ha vuelto a pasar.

Dejo la casa arreglada, los niños en el colegio, la comida preparada, cojo mi coche, enciendo la música... Y suena Tina.

Y comienzo a conducir. Y canto, y grito, y agito la melena.

Y de repente estoy ahí. En mis 18 años, bailando como una loca en una discoteca. Y sigo siendo una cría. Estoy muy delgada, visto una falda corta y mi cara limpia, sólo con un poco de colorete. Y estoy preciosa. Duermo muy bien y no tengo un sólo problema en que pensar. La vida es música y luz.

Pero llego a mi trabajo. ¡Uy! veo mi reflejo en el espejo retrovisor. Ahí estoy yo. Con varias décadas a mis espaldas, un trabajo, una familia... largo a la rodilla y una sesión impecable de maquillaje.

Pero esa chica de 18 años aún está aquí. Nunca se irá. Y cada día pasará un ratito a visitarme.